Celebra la vida

Una vez me pregunté donde iban todas esas emociones que se me amontonaban en el pecho. Y que durante las noches, me hacían mirar a las estrellas buscando respuestas o vislumbrando ese lugar en el que un día habitarían. Porque no, no era justo desprender tanto amor si no era correspondido, si no era cobijado […]

La lluvia

La lluvia De la misma manera que amanece con un cielo azul que de brillante hace daño al mirarlo, así amanecen mis días y así, con el aviso de la tormenta, comienza el gris a cambiar a su antojo las fuerzas que amanecen conmigo.   De la misma forma que el ambiente se humedece y […]

Si no lo digo, reviento

Si no lo digo, reviento

Hago acopio de sus palabras “Si no lo digo, reviento”. Miro la compresión y la bondad en sus ojos, y en el libro que me acaba de regalar, leo en su prólogo: “sin intención de perjudicar a nadie”. Dos frases que resumen la vida de un hombre, de unas emociones y de una vitalidad que, […]

La tierra de tus raíces

Se acerca y le coge la mano entre las suyas. Le acaricia el hueco que ha dejado la alianza en su dedo anular. Sus manos están sedosas y tersas. Se acerca silenciosamente a su cara. Ella desprende su particular aroma a jazmín y rosas que se homogeniza con el olor a incienso de la habitación. […]

Volar

  Hoy, vi gaviotas volar. Corrían, aleteando los brazos y una sonrisa enorme. Hoy, vi como se había convertido en pájaro, como corría mientras aleteaba sus brazos queriendo volar. Y volaba, tan alto como la gaviota, porque era su fuerza y el amor a la vida lo que impulsaba su vuelo. Mientras ella volaba por […]

Acariciar las raíces

Hay sentimientos que despiertan sensaciones inexplicables. Que te transportan y te embriagan de recuerdos al oír el sonido de un tambor si alguien lo toca con la baqueta. Nunca adquirí la habilidad de tocar uno, y eso que envidiaba a esos niños pequeños, que con sus pequeñas manos los hacían resonar como profesionales en ese […]

A qué saben tus besos  

A qué saben tus besos   Nunca lo sabré, nunca sabré a qué  saben tus besos porque nunca nos hemos besado. No se le puede llamar beso a aquella vez que, siendo todavía unos críos,  nuestros labios se juntaron. Nos conocimos siendo apenas unos niños de diez  u once años. Pero el amor brotó inesperadamente, […]