Dicotomías

Una semana que voy alimentando con otras caras, otras rutinas y otros lugares. Me detengo cuando me doy cuenta de que este tiempo ya no es suyo, ahora es mío. Quizás menos mío que antes, más loco, más divergente.

No vuelvo la mirada atrás, todavía quedan marcas que intentan desaparecer como los días y las horas que juntas forman un pasado.

A veces, cuando dejo de fingir, la nostalgia aparece. Y lo hace entre desafíos y emociones que me llevan a no entender.

La dicotomía existe para los demás, para mí es un baile diario que me fuerza a buscar la perfección a cada paso en este momento del baile.

 

Inma Lara, 24 de mayo de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *