¿Qué clase de proyectos necesita Elche?

Elche, ciudad tradicionalmente industrial se encuentra sumergida en proceso de cambio sociolaboral importante. La industria dio paso a la comercialización y la comercialización a una ciudad cada vez más volcada en los servicios. Incluso haciendo tambalear la poca demanda de profesionales del calzado.

Nos levantamos con la sorpresa de la creación de una mega construcción comercial. Una gran zona de ocio y cultura en la otra parte de la ciudad. ¿Es bueno o es malo?

La verdad es neutra y muy relativa. Para los propulsores del proyecto se trata de una gran apuesta que dotará a la ciudad de más zonas de ocio y de forma natural, también habrá miles de puestos de trabajo más para los ilicitanos.

Pero luego llega la otra parte, la más oculta, la más triste y la que personalmente a mi más me inquieta. Porque conozco mi ciudad, conozco esa alma emprendedora que tiene, conozco grandísimos proyectos que han creado los ilicitanos. Y también veo con mis propios ojos la ciudad vaciada (apropiándome de un término que ahora mismo es ideal para ello).

Hablo de nuestro centro, en el que día a día van cerrando persianas. Hablo de nuestros barrios cuando el eco de los propietarios de los comercios se extiende en una angustia y en proyectos de vida que tienen que cerrar. Porque lo apostaron todo. Porque no supieron generar ganancias. Si, eso diría un tiburón de las finanzas.

Pero los que vemos el lado humano, también vemos que los esfuerzos sociales nunca respetan la justicia. Que siempre quien más puso más pierdo y que no hay políticas para ayudar a los pequeños siendo tan, tan importantes en la sociedad.

¿A caso nuestro crecimiento económico debe ir acompañado de la destrucción de una gran parte de la sociedad? ¿Puede o debe la pequeña y media empresa soportar un nuevo golpe? ¿Qué nos proponen los políticos en este caso.

Y pese a todo, las grandes crisis traen grandes innovaciones y como parte pequeñita de los comercios moriré o me reintentaré, pero lo que está claro que no me rendiré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *